difuso y estacional - amalgama2

lamalgama

la rebelión de las calles

martes, 2 de agosto de 2011 by lamalgama


Si hubo un asunto especialmente doloroso por no poder haberlo tratado en la antigua Calleja de las Flores, fue el del despertar del sentir popular, el despertar de la rebeldía ante la injusta situación de cobardía moral de buena parte de nuestra clase política ante la violación a los derechos fundamentales y las bases de la estructura social con que el mercado viene perpetrando y cobrando sangre desde que este tocase techo en esta gran estafa mundial a la que llamaron capitalismo.


El grito de indignación que comenzase hace dos meses y medio, aquel 15 de mayo, sigue hoy su recorrido después de haber dado demostradas dosis de fuerza y compromiso, las cuales se hicieron, se han hecho y se están haciendo en este mismo momento en que escribo, a golpe de represión, a golpe de mando policial para asegurar el buen funcionamiento de la caspa que mueve este apolillado país, la caspa de fútbol, sotana y mondadientes, la caspa que el pasado 22 de mayo cobrase fuerza en la demostración del ejercicio colectivo gilipollesco más grande que se recuerda desde la victoria política del partido nazi alemán en 1932. La misma caspa que borracha del poder que le venía, y de los efluvios alcohólicos con que se encipotaron en las Bodegas Campos de la ciudad el mismo día de la Victoria, tuvieron a bien enseñarnos el afilado colmillo babeante de veneno con que prometían justa vendetta por tantos años conspirando entre sombras.


Y aquí estamos, un 2 de agosto en que la sotana ha barrido el residuo de dignidad popular que quedaba en Madrid, un 2 de agosto en que la curia vaticana y el estrato meapilesco de este país ha hecho fuerte su posición, la tradicional pose de mafioso de capilla, gomina, oro y pelo cardado a la que los más viejos del lugar ya tuviesen el dudoso placer de sostener estoicamente el nauseabundo aliento que les llegase de su boca. Un 2 de agosto que pone al Estado al borde del fusilamiento financiero que remueve la bilis de quien comenzase a gritar el pasado 15 de mayo, de quien desde entonces y mucho antes plantease un modelo de organización social con bases sustancialmente diferentes a las que nos han traído hasta aquí, diferentes a las que nos van a situar al borde de la quiebra social, que ya desde hace años se viene agrandando por la inercia que el propio sistema requiere para sobrevivir un par de días más.


Tumban las maderas de las estructuras de un movimiento social que les sitúa a ellos como máximos cómplices de la muerte del Estado Social, levantan en su lugar las andas de las gradas que sostendrán el peso de la misma jerarquía que afianzase la injusticia de la actual pirámide de poderes, Es el poder contra el pueblo, la misma histórica lucha de siempre, los de arriba contra los de abajo, la suela de la bota que pisa el cuello de su hijo, la estúpida carrera por la supervivencia de los poderosos con el beneplácito de quien mira desde la pantalla de plasma en el salón de casa, una pantalla que como no retransmitirá lo que ahora mismo está ocurriendo en las calles de Madrid, con miles de ciudadanos haciendo frente al terrorismo de Estado que supone silenciar y acallar por la fuerza de la porra la voz de un pueblo que pide ser escuchada.


Llegó la hora de salir a la calle, perdimos el miedo a gritar, perdamos ahora el miedo a combatir.


Filed under having  

0 comentarios: