difuso y estacional - amalgama2

lamalgama

David contra Goliat

viernes, 18 de septiembre de 2009 by lamalgama

Particularmente, lo mejor que saqué de la jornada sobre movilidad sostenible desde la perspectiva del transporte público que se celebró ayer tarde en Vimcorsa es la exposición de una plataforma sevillana que ha desarrollado un sistema de información al ciudadano sobre el transporte público de Sevilla brutal. Os lo intentaré contar desde mi perspectiva. Tras cinco ponencias muy interesantes, pero que personalmente no me decían nada nuevo que no conociese ya, llega la última de todas, sobre una iniciativa que se conoce como BuSevilla y que podéis ver aquí.

La iniciativa nace de la idea de acercar información sobre la frecuencia de paso de autobuses de manera verdaderamente útil al ciudadano, y que además este sea capaz de editar el contenido, es la web 2.0. donde el ciudadano deja de ser un receptor de información y se convierte en creador, en auténtico informador a tiempo real. Su premisa es sencilla, la información proporcionada por Tussam (el Aucorsa de Sevilla), es poco intuitiva, en exceso plana en cuanto a utilidad, a partir de ahí, haciendo uso de este elemento y aprovechando las poderosas herramientas de la red y el poder del usuario participativo, crean una web que integra de manera eficiente todos los transportes públicos de Sevilla, sobre plano, y por mediación directa del usuario en tiempo real. Es dar a este la oportunidad de estar informado y de ser parte informadora sobre el estado de la red de autobuses públicos, de metro, y del servicio de préstamo de bicicletas.

Después de una demostración (que me dejó con las babas por el suelo), quedó patente la ineficacia del grupo de impresentables que nos gobiernan. A ver si me explico, pretender sacarle las vergüenzas a esta herramienta sin sacarse previamente las propias es de un narcisismo que aterra, al menos a este que escribe. Pretender sacarle las vergüenzas a una herramienta que nace del interés particular de unos usuarios, sin cobrar, trabajado en sus ratos libres, sin ningún tipo de apoyo institucional ni de financiación pública o privada, es de ser sencillamente imbécil. Digo esto porque en cuanto acabó el acto (cortado en seco por nuestro magnífico Sheriff Cuadra, el terror de los micrófonos y culo inquieto cual rabo de lagartija), tuve la oportunidad de hablar con el desarrollador de esta herramienta, un joven de unos veintitantos (de esos que no salen en los medios). De su viva voz me contó todo el proyecto, grotesco. Una lucha entre David y Goliat como él mismo me dijo, la idea de un joven descontento que pone en jaque el ingenio de un grupo de 150 trabajadores de la empresa pública

Él tenía la idea, el ingenio y la destreza para llevarla a cabo. Según me contó él mismo, una vez la desarrolló, llega a vistas de Tussam, que lo llama a Cortes, con un alcalde encantado con la idea pero con un equipo herido en su orgullo que amistosamente le explica de que eso no es posible, que es terreno vetado a un mero ciudadano, y que encima lo hace de forma gratuita y en código editable ¡habráse visto! Pero como la idea gustó, Tussam se puso las pilas y ya está desarrollando su propia aplicación, que no sé porqué a mí me da que está algo copiada de la aplicación de este joven, que por cierto ha sido silenciado en todos los medios de comunicación oficiales bajo decisión dactilar de alguien del equipo de Gobierno del Ayuntamiento sevillano. Bochornoso. ¿Mi conclusión? La misma que estará sacando el Tabernero, esta gente le tiene tanto miedo al poder real del ciudadano de crear, de pensar y de ser verdaderamente partícipe que harán todo lo que esté en su mano, por los siglos de los siglos y amén, para silenciar, amordazar y fustigar cualquier intento de toma de poder real del pueblo llano. Afortunadamente, estos ilusos aún no comprenden a lo que se enfrentan, al poder de la red y de esas cuatros cabezas creativas. Al final ganó David.

Más información:

http://weblog.beecoder.com/

http://www.beecoder.com/

http://n3uro5i5.lacoctelera.net/

Esta entrada se publica al mismo tiempo que en La Calleja de las Flores