difuso y estacional - amalgama2

lamalgama

el final del Imperio

viernes, 2 de enero de 2009 by lamalgama

Esta noche he soñado que enarbolaba una bandera anarquista. El primer sueño del 2009 que recuerdo es de base anarquista, una calle y necesidad de gritar. ¿Vaticinio de lo que está por llegar? pudiera ser. Mi llegada a tierras cordobesas me ha golpeado en la cara, y empiezo a oler el paro y el hambre. Mis vecinos de momento siguen acomodados, incapaces de reaccionar ante algo que comienza a golpearle los bolsillos, ante algo que empieza a golpearle los sueños de estabilidad económica y prosperidad que el capitalismo y los mass media les había prometido como derecho inquebrantable por su condición de humanos. Comienzan a preguntarse por qué a ellos, por qué ellos no tienen también derecho a sacar tajada del gran banquete al que no han sido invitados, se lo preguntan pero no reaccionan, no encuentran respuesta. Habían seguido todos los puntos que el sistema les había dicho que siguiesen, estudia, cómprate un coche, cómprate una casa, cómprate otra casa en la playa, cómprate otro coche, cómprate un televisor grande, aún más grande, compra muebles nuevos, más nuevos aún, tíralo todo y vuelve a empezar. Habían participado de la gran fiesta, deudas con los bancos porque el sistema funciona y es lo que lo hace funcionar. This is the end.

Saldremos de esta, no os preocupéis, aún queda más por explotar, saldremos de esta mientras sigamos pensando que el ser humano no conoce de límites, de fronteras físicas que cumplir, nosotros creemos en Dios, un Dios omnipotente donador de virtudes, creémos en él de igual modo que él cree en nosotros, él proveerá, rogamos por Dios y hacemos gala de ello porque no nos queda otra, ante todo manifestar nuestra adhesión a la causa religiosa.

Pero volveremos a caer amigos, así una y otra vez, nos crearemos falsas ilusiones de que somos todopoderosos para volver a caer una y otra vez hasta darnos cuenta de que el final del Imperio llegó hace mucho tiempo y de que la única solución posible es calzarnos unos nuevos zapatos que nunca más nos podremos cambiar. Poco a poco nos iremos dando cuenta de eso, poco a poco caeremos en nuestro pecado original y veremos que la ilusión del crecimiento económico no es lo que nos da de comer, no es lo que nos hace felices por mucho que así lo creamos. Giraremos la cabeza y veremos a nuestro vecino en la misma situación que nosotros, hablaremos con él y nos daremos cuenta de que existía otro mundo que nos tenían ocultado detrás de un telón teatral lleno de objetos sin valor pero por los que antes págabamos mucho, por los que antes dábamos nuestras vidas en forma de hipotecas vitalicias pero que nunca llegábamos a disfrutar. Nos daremos cuenta que existe otra forma de vivir, y que con poco también es posible ser feliz, donde la falta de propiedades por las que preocuparse nos devolverá un sentimiento de felicidad que hasta entonces no teníamos. Y será entonces cuando descansemos de todo. Así es este 2009 que empieza, así me lo imagino, con una fe en algo que no puede llegar porque lo hemos agotado.

El descenso del precio de los combustibles que mueven la economía volverá a poner en marcha el motor del consumo, hasta que de nuevo la demanda vuelva a superar la capacidad de producción, y de nuevo otra crisis, otro bajón más, aún más fuerte que la anterior, con nuevas deudas impagadas que aumentarán aún más el desequilibrio productivo, y así, bajón tras bajón, será como comenzaremos a pensar en otro modo de vivir como única solución al atolladero donde nosotros mismos nos hemos ido enterrando. Buen 2009 amiguitos, el fin del Imperio está cerca..
.




Extracto del documental The Life at the End of the Empire, de Tim Bennett y Sally Erickson

1 comentarios:

Rafael Jiménez dijo...

Ojalá sea como lo imaginas. Ojalá los humanos hayamos aprendido algo con esta crisis. Ojalá estemos a tiempo de rectificar y lo hagamos.

El vídeo me ha parecido fantástico (y hablando de otra cosa ¿de quién es la música).

Saludos.