difuso y estacional - amalgama2

lamalgama

in loving memory of the boom economy

martes, 21 de octubre de 2008 by lamalgama

in loving memory of the boom economy

a dios rogando

by lamalgama

“Por nuestra parte, iglesia católica, apostólica y romana, organizaremos una campaña nacional de oraciones para rogar a dios que providencie el regreso de la muerte lo más rápidamente posible a fin de ahorrarle a la pobre humanidad los peores horrores.”

José Saramago, Las intermitencias de la muerte

primeras semanas

miércoles, 1 de octubre de 2008 by lamalgama

Buenas queridos amiguitos y amiguitas, seguidores y detractores, como este no deja de ser un blog personal, un diario íntimo al fin y al cabo de lo que me sostiene como persona, os paso a relatar las que son hasta la fecha mis primeras impresiones en tierras holandesas. Algunos de vosotros ya las sabéis, pero hay muchos otros, sienes y sienes de fieles seguidores de la vida de mi alter-ego (entiéndase lamalgama), que desconocen por completo cuales son esas cuitas, y es a ellos a quien quiero dirigir estas palabras.

Hoy hace tres semanas que aterricé en estos suelos a 3 metros bajo el nivel del mar, el mismo tiempo que pasé en ese barco pirata llamado Inglaterra, y como de aquellas semanas me permití sacar conclusiones sobre qué es un inglés (el inglés es un señor muy feo muy feo que un día se inventó una falacia sobre su buena educación para poder follar con el resto del planeta, una vez abierta la primera página de la obra de teatro dicho señor se dedicó a piratear en todas aquellas tierras por las que se fue de putas, con la insana costumbre de saquear todo lo que se encontró y lo que es mucho peor, no pagar el polvo que tan bien le echaron, porque el inglés no folla, al inglés le follan, y como mucho está acostumbrado a dar por el culo) pues ahora voy a hacer algo parecido, sólo que cambio el análisis del holandés por el mío propio.

En resumen, estoy bien.

Cada vez mejor, cada día que pasa me encuentro mucho mejor, más ubicado y con la certeza de saberme en el lugar correcto en el momento preciso. Eso tiene mucho que ver con la parte que más me ha decepcionado pero que pasaré a contar más adelante. Como bien iba diciendo cada vez me encuentro mejor, mi bici, mi taza de café, mis paseos, mis días de lluvia, mis días de sol, mis pequeñas raciones de amistad, mis bares, mis cafés, mi pequeña rutina, mis labores, mi proyecto, mis momentos (aquí entra directamente una persona muy importante para mí), y en definitiva mi vida. Para quien no lo supiese estoy aquí haciendo un proyecto de investigación en la Universidad, sobre competición de plantas trepadoras, y el cual me estoy cocinando yo solito con el asesoramiento de mi coordinador, Niels P. R. Anten, un simpático holandés casado con una norteamericana y que habla un español de Venezuela digno de cualquier culebrón, el cual por cierto tuvo la delicadeza de regalarme una guitarra española de cierto profesor de intercambio amigo suyo que estuvo aquí hasta hace unas semanas (así que al menos esperemos aprovechar esta experiencia para aprender a tocar la guitarra). Que me pierdo, además cuento con la ayuda de otra estudiante de Ambientales de Córdoba que aún no ha acabado la carrera, y ahí entre los dos estamos sacando para adelante el proyecto, entre informes previos y lectura de sienes de artículos científicos que yo solito he de buscarme. Pero me siento muy bien, siento que voy a aprender una barbaridad (ya lo estoy haciendo) y con la apertura de una puerta que hasta ahora no había contemplado, el mundo de la investigación, una golosa chocolatina que puede que marque mi vida a partir de ahora, con futuribles proyectos en el sur de México muy bien pagados por estos lares, pero tiempo al tiempo, no vendamos la piel del cordero antes de haberlo matado.

Todo ello me reconforta, siento que hago mi vida, la mía, la que yo he decidido llevar por voluntad propia, y no la que llevan las decenas de erasmus españoles que pululan por la ciudad. Y aquí es donde encarto mi decepción particular de esta experiencia, la típica vida erasmus, o la que debe ser la típica vida erasmus, esto es, un irrazonable afán por perdurar la fiesta hasta el infinito, un irrazonable estado de entusiasmo perpetuo donde hacerlo todo es poco, un absurdo estado donde las falsas amistades que se crean en tan poco tiempo dan náuseas a alguien de mirada crítica. Puede que sea la edad y mi distinta visión de las cosas la que me haya decepcionado en este sentido, pero qué le vamos a hacer, soy así y voy sintiendo que es así como de verdad me siento a gusto, disfrutando de este rato mientras escribo junto a mi taza de café bien caliente, desde donde puedo ver la lluvia caer sobre mi bicicleta por el enorme ventanal que tengo justo en frente. Queridos amiguitos, soy feliz, y como ya dije antes de irme, no sé cuando volveré. To be continued...

ejemplos prácticos de publicidad engañosa

by lamalgama

la mezquita de Valencia

Imagen por lamalgama en un súper de Utrecht. La Mezquita de Valencia. Debajo de España pone Valencia...