difuso y estacional - amalgama2

lamalgama

Renaud García Fons - Berimbass

martes, 27 de mayo de 2008 by lamalgama


algo ha cambiado

jueves, 22 de mayo de 2008 by lamalgama

Me llega vía correo electrónico y mediante un comentario en una entrada anterior, el efecto inminente de la acción reivindicativa cometida el pasado 19 de mayo por el colectivo de ambientólogos andaluces. Del mismo modo, os pego el comunicado. Parece que estas acciones sí tienen efecto. Seguiremos en lucha.


Resultados acción reivindicativa

En primer lugar, dar las gracias a los muchos ambientólo@s que habéis contribuido en esta acción, y que como siempre, no habéis fallado cuando se ha requerido de vuestra colaboración y ayuda.

La secretaría de la Dirección General de Función Pública se ha puesto en contacto con la FACCAA para comunicarnos que ayer, martes 20 de Mayo de 2008, se produjo el cese fulminante del hasta ahora Director General de Función Pública, D. José Taboada Castiñeiras, tras más de quince años en el puesto. Con este cese esperamos que se abra una nueva etapa entre la Dirección General de Función Pública y el colectivo de ambientólog@s andaluces, al menos, esa es la idea transmitida desde la administración autonómica.

En este sentido, la secretaría de la Dirección General de Función Pública junto con el gabinete de planificación, se han comprometido a reunirse con nosotros, tratando así de establecer un camino de negociación que nos conduzca a resultados satisfactorios para el colectivo de ambientólog@s. El próximo miércoles, con el nuevo director ya nombrado se acordará la fecha de la primera de las reuniones de negociación.

Una vez tengamos más detalles acerca de dicho proceso, nos volveremos a poner en contacto con vosotros/as para informaros. No obstante, si esta declaración de intenciones de la administración autonómica no se materializa en los términos descritos, desde la Federación no se descartan nuevas acciones reivindicativas, en las esperamos contad con vuestro hasta ahora, fiel apoyo.


Muchas Gracias a todos/as.


Un fuerte abrazo.


Mª Dolores Guerrero Díaz
Presidenta de la Federación Andaluza de Ciencias Ambientales


Vía FACCAA

MUTO, un corto de Blu

miércoles, 14 de mayo de 2008 by lamalgama

Gracias a Miguel me llega este impresionante corto elaborado por el artista callejero Blu. No quiero extenderme en la presentación, simplemente deciros que es el siguiente paso en el street art, que está realizado en las calles de Buenos Aires y que sencillamente es impresionante, por dios, que aprendan en ARCO, y ni se te ocurra marcharte de aquí sin verlo.



yo soy decrecentista

sábado, 3 de mayo de 2008 by lamalgama

En la Tierra Plana, aquella del medievo, aquella Tierra ilimitada de extensión infinita se debió fraguar el que fue el paradigma de hoy, el paradigma de la mentalidad occidental, de la mentalidad neoconservadora, el del crecimiento ilimitado. Tenía lógica, en un mundo sin límites conocidos, los recursos para sustentar a la población, para sostener su producción y por ende su crecimiento, debían ser ilimitados, un mundo mágico por explorar, surtidor de la energía necesaria para crecer hasta el infinito y más allá.

Ese principio básico, el de un mundo infinito que proporcionase infinitas riquezas fue asumido y hecho ley por los economistas del XVIII de mano de Adam Smith y su "Riqueza de las Naciones", donde desoían la ley natural de una Tierra finita (hecho este demostrado por los geólogos de todo el mundo unos años antes y aún hoy vigente). Luego llegaron los keynesianos a principios del XX, que venían a seguir alimentando la maquinaria de este medieval plan de crecimiento ilimitado. Sin embargo estos principios fracasaron con la crisis petrolífera de los 70, y entonces nació el ángel salvador de todas las desgracias, nació el neoliberalismo, que promulgaba la no intervención del Estado en el mercado, afirmando descaradamente que este es lo suficientemente listo como para regularse él solito, pero con una lacra teórica de base, una lacra insignificante, en la que nadie cayó, una lacra que venía arrastrándose desde aquel lejano medievo, estos jóvenes polluelos ansiosos de lucro, ansiosos de una vida de triunfador, no repararon en que el mundo dejó de ser plano en el siglo XV, y que desde entonces, aunque a nadie le gustase, el mundo tenía límites naturales, límites físicos que había que cumplir gustasen o no.

¿En qué devino todo esto? Producción exponencial. Con la revolución industrial, alimentada por un combustible mágico, barato, abundante y fácilmente extraible, comenzó una meteórica carrera de crecimiento económico exponencial, acompañado siniestramente a la vez con un crecimiento exponencial de la población a la que alimentar, pasando en cien años de 1.500 millones de seres humanos con boca por la que ingerir recursos allá por el 1.900 a los 6.500 millones de personas de hodierno que siguen teniendo boca por la que ingerir recursos ¿existe una relación entre ambos crecimientos? el sentido común y la relación causa-efecto nos dicen que sí. ¿Cuál ha sido el motor que alimentó ese milagro? agrónomos de reconocido prestigio de todo el mundo hablarán de la Revolución Verde, aquel milagro del ingenio humano que ligando dinámicas productivas industriales al antiguo y noble arte del cultivo permitía la sobrealimentación de la creciente especie humana, alargando el milagro y haciéndolo creer durante un tiempo, dándole alas además a las teorías neoliberalizantes del mercado mercantil global, creándose la madre de todos los movimientos unificadores, la globalización.

Este crecimiento no obstante en su mayoría ha sido ficticio, ya que el crecimiento de capital virtual, no se corresponde con el capital circulante, dicho de otro modo, existe más riqueza de la que el planeta es capaz de producir, propio de la base teórica fundamental, la creencia en la Tierra Plana. Hablando en plata, la población humana está en su mayoría hipotecada esperanzados en una riqueza que no existe.

¿Qué ocurriría entonces si de pronto un día el mundo se diese cuenta de que el planeta, en efecto es redondo, y por tanto limitado? Pues ese día se daría cuenta que los recursos que mueven esos capitales son también finitos, y por tanto con límites, desmoronando de base el actual modelo socio-económico tendente al crecimiento ilimitado.

El capital, absolutamente todo el capital hoy día se mueve gracias a los recursos fósiles. Toda esa magia neoconservadora, todo ese modelo capitalista bendecido por la ignorancia del pueblo ha sido posible gracias al crudo y sus derivados. Actualmente estamos en la zona crítica, en la cual no es posible el aumento de producción como consecuencia de haber llegado a los límites físicos de extracción. Ello coincide con una misteriosa crisis crediticia del poderoso amo yanqui, consecuencia del manejo durante décadas de ese capital inexistente, y a su vez con una espeluznante crisis alimentaria que ya ha empezado en el mal llamado tercer mundo, consecuencia directa del aumento de la demanda por parte de los principales países emergentes, China e India, que han empezado a saborear las mieles que aquí llevamos décadas malgastando. Ese aumento de la demanda se suma a una pérdida de suelo agrícola para la producción de agrocombustibles y a otros factores como el del previsible aumento de los precios derivado del creciente coste del petróleo.

Buf, demasiados datos que relacionar ¿verdad? La cosa no parece que pinte muy bien, pero sin embargo, aunque parte del espectro socio-político empieza a conocer la letra de la canción, nadie quiere renunciar al crecimiento económico. Actualmente se habla de un crecimiento de la economía del 3% anual, y cuando escuchamos menos de eso, nuestras siniestras mentes, manipuladas previamente a la perfección por los poderes informativos de la maquinaria neoconservadora, hace que nos llevemos las manos a la cabeza pensando que tendremos menos capacidad adquisitiva y por ende menos clase social. "¿Acumular menos? de eso ni hablar, yo quiero ser el primero, el namber guan, el más guapo, listo y hermoso ¿vivir? eso que lo hagan otros". Pero ¿qué significa realmente ese crecimiento anual del 3%? pues eso significa duplicar la capacidad de producción de bienes y servicios en 25 años, multiplicarla por cuatro cada 50 y por 16 cada siglo, dicho por boca de Pedro Prieto, científico especializado en energía y miembro fundador de AEREN.

Ante ese modelo ficticio de crecimiento ilimitado, la realidad, la asunción de los límites, que pasa necesariamente por un cambio de conciencia colectiva, que rechace de pleno esta mentalidad acumulativa neoliberal, y dejar de lado el mercado global para volver al local (el otro día sin ir más lejos me puse a pensar y no llegaba a entender como hemos sido capaces de extirpar de las ciudades las huertas, deberían ser un equipamiento más, que nutra literalmente a los barrios). Es por eso por lo que escribo esto, para pedir ese cambio de conciencia, para que empiecen a escucharse las voces que promuevan, que exijan a nuestros gobernantes ese cambio, yo quiero dejar de crecer, quiero decrecer, y este mensaje es el que quiero que entiendan los que me rodean. Prefiero una revisión planificada de las necesidades mías y de los que me rodean, prefiero eso, ajustarme a mis límites antes que seguir alimentando la maquinaria que mueve el mundo, yo lo admito, lo digo sin ningún pudor, yo soy decrecentista...

¿y tú?