difuso y estacional - amalgama2

lamalgama

la holandina

lunes, 15 de septiembre de 2008 by lamalgama

Buenas tardes queridos amiguitos y amiguitas, bienvenidos y bienvenidas a la nueva versión de lamalgama, mucho más potente y perfecta, aerodinamizada hasta jugar con los límites del espaciotiempo de modo que podamos entre todos tocar con la punta de los dedos las fronteras interespaciales y volver a nuestro chabolo en un decir ITER. Todo esto, admiradores y yonkos en general de la hodiernina, seguidores sin más de lamalgama en todas sus facetas, no es producto de una ingesta inmoderada de sustancias sicotrópicas e idiotizantes (que bien podría ser) en alguno de los coffe-shops que pululan por las calles de Utrecht (ciudad famosa por cerrarse muchos tratos), no amiguitos, esta sarta de gilipolleces variadas es consecuencia de la exposición incontrolada durante casi una semana a la holandina, un isótopo radioactivo que mana del agua de los canales holandeses y que convierte a todos y cada uno de sus habitantes, así como su entorno, en entes perfectos hasta decir basta. De hecho, aquí la perfección llega a dar asco y ganas de vomitar, o de recurrir directamente al suicidio. He aquí la descripción somera de un holandés medio como consecuencia de su exposición durante toda una vida a dicha holandina:

– Físico: rozando la perfección, cuerpos atléticos, esbeltos, sonrisas profiden, tu cuerpo y el mío a su lado parece un papel de jeringos reusado como papel maché.

– Intelecto: rozando la perfección, facilidad para los estudios, para los idiomas, para la música y en general para cualquier cosa en la que sea necesaria la intervención de una neurona. Tu inmaculado nivel de inglés tipo “first” queda ridiculizado cuando ellos son capaces de responderte en español ante una pregunta mal hecha en inglés.

– Civismo: rozando la perfección, elevadísimo grado de concienciación por los espacios comunes, lo que les lleva a desplazarse en bicicleta como si fuesen manadas de ñús. La exquisita educación que desde beibis les rodea los convierte en seres supraperfectos, ejemplares dignos del salón de trofeos de cualquier suegra. Tú y yo a su lado quedamos como lo que somos, unos completos animales de granja.

– Entorno: rozando la perfección, con un urbanismo de libro y ambiente natural cuidado y agradecido, llega a dar la impresión de que la ciudad queda mimetizada con el medio que le rodea, canales y castaños hacen las veces de integración del medio urbano-campestre.

Y esto es así y siempre lo será porque así lo quisieron ellos, los holandeses, porque ya lo dice el refrán, Dios hizo el mundo, menos Holanda, que la hicieron los holandeses... qué asco dan los mú joputas.

9 comentarios:

Treegom dijo...

Lo siento, pero este post me recuerda vívamente al famoso estudiante Erasmus en Helsinki... (http://www.elsentidodelavida.net/node/393)

¡Un abrazo y suerte! Espero que tus próximos posts no se sigan pareciendo al Helsinkiniano éste... ;-)

miguel dijo...

Civismo... ¿Dónde quedó el civismo en nuestro país? ¿En qué momento y en qué lugar se lo dejaron olvidado esta panda de animales conocidos por españoles?

Parece que la cosa va sobre ruedas. A ver si nos informas más a menudo, con correos al menos.

Un abrazo, mariquita!

Berlanga dijo...

No te imagino rubio, alto con ojos azules y casi perfecto... cuidado con la holandina!!

Un abrazo, me alegra que sigas aquí desde tan lejos.

casandra dijo...

Cuidado amigo!! eso que cuentas es peligroso. Te aviso que los holandeses son como el flautista de Hammelin, cuando oigas su música no podrás dejar de seguirlos y te puede suceder que cuando vuelvas, no soportes la cochambre que otro día fue tu ciudad querida. Es posible que dejes de apreciar los matices latinos de la ciudad que te alumbró. Sus monumentales colgajos de sucios cables, su infernal ruido, las caca perrunas pisadas y arrastradas por el suelo, el olor de las fritangas, los coches y motos subidos a las aceras y ese sinfín de cosas que como sabes conforman tu genético carácter. ¡ciudadín con los holandeses no te vayan a hechar a perder.
:-)

harazem dijo...

¡Como me entere que haces un perol (bakpan) te excomulgo!

een omarming, boomstam!

María José dijo...

JAJAJAJAAJAJAJA....ME MEO!!!! Que bueno Carlos, yo no hubiese descrito mejor lo que pasaba por mi cabeza cuando me rodeaba de ellos por las calles, yo era una cucarachilla no-civilizada y más de una vez me confundieron con turca...bueno, eso te lo contaré en otro momento...en cuanto se despierte Javi le enseño tu post, lo que se va a reir...que bien lo entendemos nosotros...

Ah, sorpresa!! puede que vaya más pronto de lo que pensaba....desde ayer....SOY UNA MÁS DEL INEM!! HE DEJADO EL CURRO!!!! ME FALTÓ QUEMAR EL SUJETADOR AL SALIR!!! JAJAJAJA...ya te contaré y ya me contarás, pero hablamos vale?

mugaisma dijo...

Yo creo que esto es tan perfecto que a veces parece que estés en una película y que todo esta preparado para que esté en su sitio. Esto es una raza superior en muchos sentidos, menos en uno para mi muy importante, la sangre andaluza. Estoy de acuerdo con lo que dice casandra, y también estoy segura de que Carlos no olvidará sus orígenes, aquí curiosamente tienes más ganas de escuchar música de tu tierra, comer comida de tu madre y te entra una alegría enorme cuando ves a alguien español. Fuera de España los españoles están más unidos. Pero vamos...joer con los holandeses y holandesas.

MJ ven cuando quieras que tenemos un cuarto muy grande, y enhorabuena por estar en el INEM!!!! jeje

María José dijo...

Gracias Isa!! Estoy pensandolo, esta semana tengo que resolver unos temas y veo como me organizo a medio plazo. Pero muchas gracias por la invitación, os tendré informados!!!!

Que tal vuestra primera noche en el Jazz café????

Ay..... (suspiro)

Marian dijo...

Jaja... ¿Estás en Holanda?
Qué suerte! Por cuanto tiempo te quedas?

Yo estuve la segunda semana de septiembre... Nos gustó mucho. La verdad es que Amsterdam es una ciudad increible, con sus canales, sus bicis, sus gatitos, su verde, su gente tan cosmopolita...
Aunque sinceramente a mi la gente me pareció muy desagradable. Civicos serán pero bordes también son un rato. No sé, gente muy fría y desconfiada. Además hay muy malas pintas y tienes que ir muy pendiente de que no te roben y esas cosas. La semana anterior había estado en Noruega y era todo lo contrario, gente muy muy amable, muy risueña, de pocas palabras pero mucha honestidad y confianza y al llegar a Amsterdam me pareció un constraste muy fuerte la verdad.

Por otro lado creo que lo de la prostitución legal no da buen resultado y hace efecto llamada. Se ven mogollón de grupos de tios bestias que sólo van a lo que van.
Me gustó en muchos aspectos pero no es una ciudad en la que me quedaría a vivir por siempre. Además con esas lluvias... Qué tristeza. Jeje... estoy un poco negativa, sí. También tengo que reconocer que septiembre no ha sido para mi un mes nada positivo animicamente...

Pronto pondré fotillos en mi blog. Jeje. Es que estos días atrás me daba una pereza.

Mua.

Marian