difuso y estacional - amalgama2

lamalgama

ni dos semanas

sábado, 21 de junio de 2008 by lamalgama

No hace ni dos semanas se desataba una extraordinaria dosis de histeria colectiva en todo el país, de pronto, la sombra del desabastecimiento se cernía sobre esta Erpaña acostumbrada a la despensa roborante, acostumbrada al estante repleto, acostumbrada al derecho inherente nuestro del libre consumo, porque así lo hizo Dios. De pronto, este país cayó en la cuenta que si en los mercados no hay comida que comprar, no se come, así de frágil, así de cruel.

No hace ni dos semanas la sombra del desabastecimiento vaciaba estantes, vaciaba depósitos de gasolineras, y por primera vez en este país se empezó a vislumbrar la fragilidad del modelo, un modelo en el que el transporte por carretera es vital para el normal funcionamiento del mismo. No hace ni dos semanas se encendió una luminosa luz roja, una llamativa luz roja de alerta que nos indicaba a la perfección la raíz del problema y la fragilidad del modelo socio-económico que entre todos hemos contribuido a construir. El depósito se quedaba seco y la máquina era incapaz de andar, ese era el miedo que hizo saquear mercados, el que hizo que notables señoronas de lustroso taco hicieran acopio de alimentos para un mes, aunque estos se pudran. No hace ni dos semanas tuvimos un perfecto ensayo general de lo que podría ocurrir ante un hipotético desmoronamiento del sistema, la consecuencia más inmediata, histeria colectiva, haciendo patente y evidente el complicado y perfecto entramado socio-económico que sustenta el petróleo barato. No hace ni dos semanas los medios (el poderoso
mass media) seguía haciendo el juego al sistema, desenfocando el origen del problema, contribuyendo a hacer crecer la opinión de que estábamos ante un problema circunstancial donde lo justo y necesario es pedir responsabilidades políticas, donde lo justo y razonable es exigir compensaciones fiscales ante un desproporcionado aumento de los carburantes que sirven para mover el sistema.

No hace ni dos semanas la gente pedía responsabilidades, todas políticas. Peperos culpando a sosiatas de hundir el lujoso legado económico de los ocho años de control gaviotero, sosiatas culpando a peperos por el desastroso legado económico de privatizaciones y maletines urbanísticos que dejaron 4 años atrás, taxistas culpando al Gobierno, transportistas culpando al Gobierno, soflamadores de la única y absoluta verdad culpando al Gobierno, y el Gobierno mandando balones fuera, y nadie, absolutamente nadie sin ver la raíz del problema.

No hace ni dos semanas no había pescado por la huelga de pescadores, no hace ni dos semanas no había mercancías por la huelga de los autónomos del transporte en camión, no hace ni dos semanas ganaderos tiraban alimentos que no podían ser transportados, no hace ni dos semanas los agricultores llamaban al paro por el aumento de los precios de los insumos que necesitan para que tú comas todos los días, todos ellos con origen en el petróleo, no hace ni dos semanas se veían colas en las gasolineras, no hace ni dos semanas se veían gasolineras cerradas, desabastecidas, no hace ni dos semanas se nos encendió una gigantesca luz roja de alerta de lo que debe ser este modelo sin la materia prima, básica, necesaria e indispensable a un precio barato.

Hoy todos se han olvidado, todos volvemos a nuestro ritmo de consumo normal, todos damos por pasado el fantasma del desabastecimiento confiados en que nuestro inherente derecho de ir al súper de la esquina y encontrar los tomates que necesitamos para comer hoy seguirá por los siglos de los siglos mientras así lo quiera Dios.

No hace ni dos semanas asistimos a los primeros síntomas de la muerte del sistema, y hoy todos nos hemos olvidado, vivimos en primera mano la inmensa fragilidad del sistema, y hoy todos estamos pendientes de lo que haga la selesión nasioná erpañola de fúrgo, comprobamos lo inmensamente endebles que somos, y hoy todos seguimos dormitando el sueño de los justos, mecidos por la mano que nos dice que todo va bien, que todo debe ser así.

Filed under having