difuso y estacional - amalgama2

lamalgama

la hodiernina

jueves, 26 de junio de 2008 by lamalgama

La hodiernina es una nueva droga de diseño potencialmente adictiva que segrega el cerebro humano tras la lectura de la palabra hodierno en alguno de los artículos de opinión con que el insigne gategrádigo Don José Manuel Cuenca Toribio ofrece semanalmante a su cada vez más numerosa legión de fieles seguidores que se arremolinan en el llamado "Club de Fans de Don Hodierno Manuel".

Cada mañana de cada jueves de cada semana, el fanático seguidor de la hodiernina espera ansioso la lectura del artículo que escribe en Diario Córdoba con la esperanza de recibir su dosis semanal del jaco jurásico-semántico más puro con que sobrellevar el mono durante una semana más. Pero Don Hodierno no siempre es benevolente y misericorde y en más de una ocasión castiga a su fiel seguidor con la ausencia del palabro en cuestión, debiéndose este pervertir con la búsqueda lexigráfica de auténticos perlones primitivos de la lengua castellana que en ocasiones ni siquiera aparecen en el diccionario de la RAE. Entre algunas de esas joyas recuperadas hoy gracias a la infatigable labor de Don Hodierno, hasta hace poco silenciada, brillan con luz propia las que siguen: deturpar, pedisecuentemente, roborante, híspida, buida, chafarrinar, feérico, adehala, acezar, exutorio, trémolo, eutrapélico, gengiskánico, y así un sinfín más de olvidados palabros para el común de los mortales, todas ellas recogidas en el elaborado compendio de hodiernadas que el Club de Fans lleva agrupando en su sede social desde hace medio año, sito en el foro de la Calleja de las Flores s/n.

El irresponsable adicto a la hodiernina ansía el hodierno como el comer y no entiende ya la vida sin su dosis semanal. Don Hodierno, aunque algunas veces beligere con su propio club sometiéndolo miserablemente a la ausencia de su hodiernina, en otras se muestra comprensivo y generoso, dosificando hasta dos hodiernos en un mismo artículo como ocurre en este que El Imparcial publicaba el pasado 23 de junio, y que muy posiblemente aparezca publicado el próximo 3 de julio en el Diario Córdoba. Incluso en alguna ocasión regala a su fiel seguidor parrafadas casposas como las que os pego aquí publicado el pasado 22 de mayo:

"Narradores horros en re historiográfica, plumas audaces pero intonsas y dirigentes públicos escasos de saber y sobrados de impudicia semejan en la actualidad confabulados para deturpar el significado del 2 de mayo."


Gracias precisamente a este artículo el Club de Fans pudo cerciorar que nuestro maestro nos lee y sigue semanalmente de igual modo nuestra hodierna evolución, retándonos claramente en un insensato juego que dios quiera no acabe llevando la sangre al río. El Club, en un impertinente descuido, ya faltó a una cita anunciada que hundió en la penumbra durante dos semanas nuestra peligrosa adicción, abandonando a nuestro maestro en su marco de tonos sepias y dejándolo a su suerte, distraido en sus pensamientos mientras se rascaba el tercer espacio interdigital del pie izquierdo a través de calcetín y mocasín como así nos alumbró nuestro Presidente.

Como decía al principio, la hodiernina es peligrosamente adictiva y ella ha generado una legión de peligrosos yonkos lingüísticos que temen el día en que nuestro admirado líder y maestro nos abandone a nuestra suerte, dando por concluida su misión de resucitar el palabrerío más primitivo de nuestra inabarcable lengua castellana. Por ello exigimos le sea reservada la poltrona de la H mayúscula en la RAE, H de Hodierno, él se lo merece, y nosotros, fiel legión, lo pediremos semana tras semana, bien desde nuestra masónica sede bien desde el gallinero público de Diario Córdoba en la sección de opinión.

A continuación y ya para ir concluyendo paso a entonar el himno, para que todos juntos, al amparo de la noche, cantemos al unísono bajo la ventana de quien corresponda...

Hodiérname otra veeeeeeez, ven,
hodiérname otra veeeeeez
ven castigame con tus palabras mas
que mi amor lo guarde para ti
ay ven, hodiérname otra veeeeez,
ven, hodiérname otra veeeeez
que la boca me sabe a tu cuerpo
desesperan mis ganas por ti.
hodiérname otra veeeeeeez, ven,
hodiérname otra veeeeeez


Letra: Manuel Harazem

3 comentarios:

Dante dijo...

Este está claro que va de Góngora pero, ¿acaso tu no vas de Quevedo?.
Peligrosa combinación para hacer crítica.
Salú.

Pinchito dijo...

Pues decid lo que os parezca, pero a mí me pone la azaustrina. Son principios activos distintos. Con la hodiernina no puedes conducir maquinarias peligrosas, pero con la azaustrina te dejan coger hasta avionetas con las que sudar los atardeceres tibios de alabanza íntima, reflejo escarlata en el ardid de la existencia, bahía intrínseca donde... joder, espera, que se ha quedao colgao el "aleatory dictionary". Luego sigo jeje.

Dante con un canto en los dientes

lamalgama dijo...

Querido Picho ¿qué le ha pasado a tu página? no me sale el domino, ¿ya te lo han chapao los micos esos que viven en el Vaticano? Y por cierto, tú eres otro enfermo sin control y un vicioso como tu amigo el Harazem, anda que ser adicto a la zapataustrina, ya te vale.