difuso y estacional - amalgama2

lamalgama

indigestión histórica

jueves, 24 de enero de 2008 by lamalgama

Os pego aquí un artículo que me he encontrado en un foro que frecuento y que me ha gustado bastante, y es que viene a reflejar estupendamente las náuseas que nos entran a muchos de nosotros (no a todos ojo, sé que hay paladares muy exóticos) cada vez que vemos ciertas manipulaciones históricas, en especial cuando vienen del Sacro Imperio Católico Español, y en especial cuando estas manipulaciones tienen connotaciones tan innegablemente políticas. No estoy muy al tanto de lo que dicen los políticos del Estado donde habito, tomé la sana costumbre hace un tiempo de negarles la existencia (al menos en el plano espiritual y metafísico), pero creo que alguno del SOE dijo esta semana que lo único que le hace falta a la Iglesia Católica en este santo, bendito, virginal e inmaculado país es que se presente a las generales como partido propio y ya directamente atacar a la escasa ración democrática que tenemos el privilegio de disfrutar sentando a sus purpurados directamente en los escaños, y vale que ya lo hicieron en su día, y también vale que esta gente están más que bien representados, pero no sé oye, sería darle un bonito toque de glamour histórico y folclórico a la casa de todos, ¿no quieren dar las misas de nuevo en latín? pues oye gente, por mí que también defiendan abiertamente su propia representación en el Congreso y propongan que el Presidente de la Cámara otorgue la santa oblea (el cuerpo de Cristo paganos, que no sabéis ná de ná de las cosas importantes que hay que saber) junto con el turno de palabra. En fin, desvariando desvariando me he ido por lo Cerros de Úbeda, a ver cuántos nuevos amiguitos hago con esta entrada, así que lean y juzguen ustedes mismos.

Francisco Muñoz

Indigestión ante la obra maestra de Andrés de Vandelvira

00:21h. del Miércoles, 23 de enero.

El domingo pasado visité la ciudad de Jaén. Han sido muchas veces la que hemos estado en ella, pero ninguna con una finalidad cultural o turística. La verdad es que la he encontrado algo más cosmopolita que veces anteriores. La primera visita del recorrido que acabó en la alcazaba, después de visitar el Palacio de Villadompardo, los baños árabes, museo de Artes y Costumbres Populares, y Arte Naif, fue la catedral por aquello de que el aparcamiento del vehículo estaba cerca de ella y por tener claro el itinerario al mismo.

Andrés de Vandelvira, del que también visitamos una estupenda y didáctica exposición de su obra en la Diputación Provincial, fue el cantero o arquitecto artífice de su construcción. Notables trabajos artísticos avalan su hacer, como la Capilla del Salvador de Úbeda; la de los Benavides y el Convento de S. Francisco en Baeza (este último destruido en el terremoto de 1775); el Convento de Santo Domingo en la Guardia de Jaén; el Hospital de Santiago en Úbeda; o la considerada su obra maestra Catedral de la Asunción de Jaén. En su vida profesional, Andrés de Vandelvira fue tan prolífico como en la particular o familiar; su esposa Luisa de Luna le dio siete vástagos.

Pues bien, no pretende esta modesta reseña hacer un detallado estudio de la obra del notable Arquitecto del Renacimiento, sino comentar que en su más importante obra, varios siglos después de su construcción, figuran, en las bases de cuatro columnas (dos pertenecen al coro y dos al presbiterio), unas lápidas en las que se reflejan los nombres de; un obispo, arcipreste, beneficiados, sacerdotes, etc. en suma los de unos seres humanos que perdieron la vida durante la guerra civil. Pero esto aunque siéndolo, no es lo más sangrante, ya que la vida de cualquier ser humano aunque no esté tocado por la púrpura o el espíritu santo lo es. Lo más sangrante es que en una de las lápidas figura el siguiente texto:

“Reverendos sacerdotes diocesanos asesinados en la revolución marxista, Julio 1936 a marzo de 1939”.

Es una mentira tan grande como la catedral que la sustenta. Es el colmo de la desfachatez y la hipocresía. Es una mentira que setenta y dos años después, y los que le queden, si algún gobierno valiente, o el espíritu santo no lo remedian, seguirá siendo mentira, pero más vieja.

En este país no ha habido nunca una revolución marxista. Ojala la hubiese habido. En este país ha habido muchos golpes de estados, pronunciamientos, sonadas, etc., de los mismos de siempre, bendecidos por los mismos de siempre. En esas fechas citadas lo que hubo fue un golpe de estado fascista, con una dirección que se alineó con los gobiernos fascistas de Europa, golpe bendecido por la jerarquía eclesiástica católica. Y en el que ganó la fuerza bruta a la razón (lo dijo Unamuno), porque les sobraba de lo primero y no tenían nada de lo segundo. Golpe de estado en el que colaboró ampliamente y siguió colaborando hasta el final la Iglesia Católica, la que ahora habla de democracia y pregona la pérdida de la misma. La que pone el grito en su cielo cuando teme que le van a tocar las prebendas económicas, cuestión que es la que únicamente le importa. Y de la que me atrevería a decir, es culpable alicuotamente de esas mismas muertes que homenajea, además de las de otros cientos de miles de seres que perdieron su vida injustamente, y que para ella parecen no tener ningún valor.

No discuto el homenaje que cada uno, en su casa, quiera hacerle a sus muertos, por ser de derecho. Sólo discrepo y me asquea la mentira y la hipocresía, y el mantenimiento de la crispación de los ciudadanos. El texto sería acorde con lo que pregonan, si dijese:

“Reverendos sacerdotes diocesanos fallecidos durante la guerra civil. 1936 - 1939”.

Fíjense que no propugno quitarlo en su totalidad, creo que es buscar la concordia, y no entrar en la culpabilidad de las muertes; ni en los motivos del golpe fascista; ni en los cuarenta años, y más, de persecución de muchos miles de seres humanos por sus ideas. Españoles también, ya que son tan patriotas. De la destrucción de muchos miles de familias, de esas que tanto alardean y defienden en la calle, con autobús, bocadillo y pancarta. De fusilamientos en juicios sumarísimos, a aquellos que culpabilizaban de “rebelión militar”. Simple elemento jurídico por el que deberían ser sobreseídas todas esas pantomimas seudo legales, empleadas únicamente para justificar las purgas políticas.

¿Cuándo acabará en este país la hipocresía y desfachatez de la cúpula católica? ¿Cuándo veremos gestos de concordia en el menos democrático de los estamentos? ¿Creen que si existiera ese Dios justo que hacen exclusivo suyo, no les habría dado ya la cuenta a todos? ¿Creen que consentiría la mentira, soberbia, usura de sus apéndices económicos y todos los vicios de que está dotada “su” iglesia? ¿Dónde está la capacidad de perdón para poder ser perdonados? ¿Cuándo apagaran de una vez las hogueras de la intransigencia?

Son muchos años de mentiras. Aplíquense el cuento reverendos señores, hagan contrición, aunque dudo mucho de su propósito de enmienda.

Y para terminar decirles que, sus arcaicas y mentirosas lápidas fueron las culpables de la indigestión sufrida por mí, en lo que podía haber sido una maravillosa absorción contemplativa de la obra maestra de Andrés de Vandelvira, cuestión que difícilmente les perdonaré.

12 comentarios:

Treegom dijo...

Estoy de acuerdo con el artículo, pero con matices.

De acuerdo en que no debería poner "revolución marxista", sentencia que fue utilizada como herramienta política para demonizar una ideología y desligitimar cualquier posición opuesta a la vencedora de la guerra.

En desacuerdo en dos puntos. Yo mantendría la palabra "asesinados", ya que estas personas no fallecieron por cualquier causa, sino a manos de semejantes y con motivo de odio y represión de su ideología.

Y en desacuerdo en cuanto a la crítica general al sesgo del homenaje y a frases como "¿Cuándo acabará en este país la hipocresía y desfachatez de la cúpula católica?".

¿Qué pasa? ¿Que un bando tiene derecho a manifestarse y exigir homenajes, duelos, reconocimientos, películas conmemorativas... y el otro tiene que destruir todo lo que recuerde sus símbolos, líderes, personajes, textos... sus muertos? No cesan de hacerse películas, escribirse artículos y libros, llenarse noticias de telediarios... contando las penurias de quien cayó en la guerra por el bando republicano sin cuestionar su veracidad o criticar su opinión, pero a quien diga cualquier cosa acerca del otro bando se le tacha de fascista, asesino...

Una guerra es una guerra. Ambos bandos tratan de hacer el mayor daño posible al otro. No se puede juzgar a uno de ellos solamente.

Y no hay ni "malos" ni "buenos".

Desde mi punto de vista, con lo que estoy de acuerdo es con esto:
http://treegom.fullblog.com.ar/post/una_verdad_como_un_templo_31178059447

Treegom dijo...

Por eso, repito, estoy de acuerdo con que no debería poner eso en la placa.

Treegom dijo...

Éste es el enlace de antes

Treegom dijo...

Cáchis... éste, es el enlcae que quería poner...

Manuman dijo...

[mode ironic]
Es verdad Treegom, hay un huevo de homenajes a los caídos en el bando republicano. Casi desde el comienzo de la democracia llevamos soportando todos estos lloriqueos de rojos revanchistas.

Menos mal que tuvimos nuestros 40 años de homenajes continuos a los verdaderos mártires por España, 40 años en los que no hubo otra verdad que fue consecuentemente difundida. ¿A qué vienen ahora con eso de la memoria histórica?¿no se ha cansado ya la gente de películas de rojos? ¡Qué pesados son!
[/mode ironic]

En fin, creo que es una consecuencia natural de la represión que ha habido en este país. Mientras haya gente que ha vivido eso, seguirán con ánimo de recordarlo, porque duele. A nosotros lo único que nos queda es el mismo espectáculo dantesco de hermanos matándose. Por favor, no lo repitamos: ESO es memoria histórica.

miguel dijo...

Pues hay una placa muy parecida en la Mezquita-Catedral de Córdoba...

Treegom, lo que pasa, sencillamente, es que unos defendían a un gobierno elegido democráticamente y otros intentaron llegar al poder mediante la fuerza. Y cuando lo consiguieron y se acabó la guerra decidieron poner "orden" a su manera... sembrando de cadáveres las cunetas de su amado país, metiendo en la cárcel a miles de personas inocentes o llevándolas a campos de trabajos forzados.

lamalgama dijo...

Treegom, de acuerdo con lo de asesinados.

En desacuerdo con tu oposición a la frase sobre cuándo acabará en este país la hipocresía y la desfachatez de la cúpula católica. Negar que le Iglesia Católica, y en especial su cúpula, es un estamento con un elevadísimo grado de hipocresía es como ponerle puertas al campo.

Por otra parte, un símbolo, desde mi punto de vista, tiene el grave inconveniente de representar algo, y cuando ese símbolo, ya sea únicamente iconográfico, o bien mitificado en forma de persona humana como tú y como yo, representa un mínimo de opresión sobre un igual, pues ya me parece digno de ser puesta en duda su glorificación por dicho estamento, o lo que es lo mismo, que a mí en la vida se me ocurriría mitificar, divinizar y rendir culto y pleitesía ante símbolos que agreden derechos personales o colectivos que entren dentro de un mínimo reconocido y aceptado por todos.

No se trata de dividir entre zurdos y diestro, pero sí de señalar hijosdeputa de no hijosdeputa, que haberlos haylos en todas partes, sin importar color, raza, religión, ideología ni condición social o humana, es una cuestión de entorno social. Y en este caso particular, debería ser la propia Iglesia Romana Católica y Apostólica la que purgue sus pecados, que ni lo han hecho ni lo harán en la vida, que de algo tienen que comer, al menos mientras aguante el chiringuito, y como en temas de la muerte siempre es agosto, pues tienen cuerda para rato.

Saludos a tod@s

Treegom (ganando amigos) dijo...

Memoria histórica, como dice Manuman, es recordar lo que no se debe volver a hacer, no destruir todo lo que no te guste o que simbolice algo con lo que alguien particularmente no esté de acuerdo.

Placas como esa, Miguel, recuerdo también haberlas visto en algún que otro pueblo de la Sierra de Aracena y, me imagino, que España estará llena de ellas. Todas, efectivamente, con la misma historieta de la "revolución marxista".

Lamalgama, creo que me he perdido un poco en el segundo párrafo. ¿Dices que Jesucristo representa opresión sobre un igual? Dímelo de otra forma, que no me entero.

En cualquier caso, me quedo con la primera parte de tu último párrafo: "hijos de puta los hay en todas partes". Para empezar, en la Iglesia, también en el Gobierno y también en la oposición. ¿Por qué los de la Iglesia son peores? ¿O por qué los metes a todos en el mismo saco? ¿No hay curas buenos? ¿No hay gente de derecha buena?

Saludos a todos

Treegom dijo...

Por cierto, Manu, ya llevamos 33 años sin dictadura, ¿cuando hagamos los 40 ya se podrán volver a hacer películas aceptables socialmente que digan que los malos fueron los rojos?

lamalgama dijo...

Treegom en ningún momento digo que Jesucristo represente opresión sobre un igual, válgame Dios, no me refiero a ese símbolo de una religión. Creo que me he cuidado muy mucho de dejar a parte las creencias religiosas de cada uno, no hablo de ellas, cada uno es libre de creer en lo que quiera o de pertenecer a la secta que crea más conveniente para sus convicciones morales. Mi crítica en este tema siempre va dirigida a lo mismo, a la institución que dice representar tal creencia, en este caso la Iglesia Católica. Respecto a rendir culto y pleitesía a determinados símbolos no me refería al crucifijo y su portador, me refiero a que durante muchos años, y aún hoy, la Iglesia Católica sigue estando del lado de figuras opresoras (al menos en la rama oficial, rama sustentada en una jerarquía un tanto particular), lo estuvieron durante el levantamiento militar, lo estuvieron durante el régimen, y hoy siguen alimentándose de las rentas sociales que acumularon durante ese pasado oscuro. Y por supuestísimo que es cierto que hubo y hay de todo, pero esa es la rama silenciada, la que nunca ha interesado difundir esa Iglesia con Estado propio, y ellos sabrán por qué, porque a mi juicio, esa es la verdadera doctrina cristiana, y no la de inmiscuirse en la vida social de un país entero a base del adoctrinamiento sustentado en supersticiones ancestrales, y que en muchísimos casos quedan cuanto menos en duda el valor moral de tales doctrinas.

Y para terminar, no meto a la Iglesia entera en la derecha, no hablo de eso, me la suda si un hijodeputa que pretende obligarme a creer en su modo de entender la vida es de izquierdas o de derechas, como ya dije en el anterior comentario, no es mas que un hijodeputa. Stalin lo era (de la supuesta izquierda), Castro lo es (también de la supuesta izquierda), Chávez lo es (otro del saco). Como ves hijosdeputa fácilmente reconocibles los hay por todos lados, vangan del bando que vengan, pero en mi caso particular es la opresión de ideas la que sufro, la que me ha tocado vivir de manera más o menos cercana, a la que he tenido acceso conocer, de la que he cobrado la herencia social que dejó, una sociedad atrasada en infinidad de aspectos (los más llamativos son los morales, fíjate tú) que pueden pasarnos factura con otros temas aparentemente nada relacionados.

Me encanta una sana discusión por las mañanas, y como me lleves la contraria te espero a la salida...jejeje, esto evidentemente es broma, no te lo tomes en serio, pero es que me ha venido a la mente una viñeta de un Mortadelo, donde se veía una manifestación de pacifistas frente a la ONU, dándose de toñas para resolver quién era el más pacifista de todos.

Pues nada, un abrazo.

Manuman dijo...

En todo caso, Treegom, y siguiendo con el sarcasmo, si llegáramos a los 40 años de "propaganda roja" entonces no es que hubiera que hacer más pelis defendiendo a los franquistas, sino que ya se habría compensado (de forma totalmente irreal, insisto) la "propaganda facha" y ya no habría que hacer más películas ni de unos ni de otros.

En fin, al final creo que no estamos hablando ni de política ni de religión, sino de sentimientos. Nuestros sentimientos son muy diferentes a los que vivieron eso. Tenemos otras vivencias, por eso me parece ridículo ver a gente de nuestra edad discutir y posicionarse sobre la Guerra Civil. Absurdo. Bien es verdad que la imagen de hoy en día de la Iglesia no queda muy bien favorecida a la luz de los hechos ocurridos en la dictadura, pero si seguimos el juego tampoco es una imagen tolerante la de los milicianos quemando iglesias.

Como podríamos estar así toda la vida, me parece que lo mejor es hablar del Estado, Iglesia y sociedad que tenemos hoy comprendiendo su pasado e incorporarlo al presente de la forma que queramos, pues la Historia, no nos engañemos, la escriben los vivos y en la mayoría de los casos, movidos por sus sentimientos. Los hechos son los que hay, pero nuestra interpretación es crucial en estos casos. No hagamos que esa interpretación nos enfrente.

Treegom dijo...

Lamalgama, te había entendido mal. Ahora lo pillo.

A donde yo quería llegar es a lo que dice Manuman.

Podemos estar echándonos trastos a la cabeza toda la vida, pero eso no es memoria histórica ni justicia ni leches. Eso es tirarse trastos a la cabeza que es, precísamente lo que no queremos hacer.

La Iglesia, la derecha, la izquierda, los políticos, los filósofos... el barrendero, el charcutero de la esquina, el blogger de aquí y de acullá... TODOS PRETENDEN HACER ENTENDER AL MUNDO SUS IDEAS, lo que está claro que no se puede hacer es imponerlas, ni condenar al que, adecuadamente, las exponga.

¡Qué bonito final está llegando a este post! ¿Cuándo llega el momento de abrazarnos? jejeje

Un saludo (que ahora me da palo decir "un abrazo", jajajaja)