difuso y estacional - amalgama2

lamalgama

hamelín y la cultura

martes, 4 de diciembre de 2007 by lamalgama

Todos conoceréis el cuento de Hamelin, ese del flautista que después de haber ayudado a la ciudad de Hamelin a librarse de las ratas, los prohombres de la ciudad lo echaron a patadas porque éste pedía una recompensa económica por su labor, y es que para éstos lo que había hecho pues tampoco era para tanto, que lo único que había hecho era tocar una flauta. Ante esto, el flautista decidió tomarse venganza, y bajo el poder de la música, cautivó uno a uno a los niños de la ciudad, que embelesados por la magia de las notas de aquella insignificante flauta, abandonaron para siempre la ciudad de Hamelin, quedándose esta llena de esos prohombres, pero sin la alegría de los niños.

Este cuento me hace pensar en dos cosas, por un lado la desvinculación que existe entre los señores estos que nos gobiernan y la cultura, y es que como os he ido contando estos días de atrás, se llegan a dar situaciones tan absurdas como que un organizador de eventos culturales diga tal cual: "hacedme llegar propuestas modernas y caras", ese es su concepto de la cultura, aunque luego los creadores locales no puedan ganarse el pan. Y por otro, me hace pensar en la fascinación de los niños con la música, que realmente nos demuestran con sus gestos la magia que esconden las notas musicales, y si queréis la demostración pasaros por el blog del amigo Andrés o disfrutad de este vídeo realizado por el colectivo francés la Blogothèque.




Y esto es lo que pasa y seguirá pasando, por muchos, muchos, muchos años. Fin

2 comentarios:

miguel dijo...

¿Las caras de esos niños no merecen que les dejemos un planeta en condiciones?

------

http://elnidodeljilguero.motime.com/

Manuman dijo...

Los niños son los únicos espontáneos, los únicos limpios de la tergiversación absurda de los adultos. Y además, recientemente se ha demostrado que saben quién es bueno y quién es malo.