difuso y estacional - amalgama2

lamalgama

la calle es tuya, úsala

jueves, 29 de noviembre de 2007 by lamalgama

Gracias a un mail de una buena amiga me llega la convocatoria de una jornada en Sevilla donde se pretende reivindicar el espacio público para su libre uso. Pues bien, la jornada nace de la Asamblea sevillana "La calle es de todxs", colectivo que desconocía de la capital hispalense y que defiende el uso de la calle para su legítimo dueño, el ciudadano. Este colectivo denuncia entre otras cosas el absurdo de la ley antibotellón de la Junta de Andalucía, esa misma ley que impide la libre reunión de personas en la calle. ¿Cómo os sentiríais si de pronto viene un policía local y os obliga a no estar en un espacio que es tuyo? Por más que mi cerebro intenta empatizar, es incapaz de verle lógica al asunto, ¿cómo otra persona como yo, por mucha autoridad que diga ser, puede obligarme a irme de un sitio que es bien mío? ¿cuál es la base de todo ello? No estoy hablando de actitudes molestas para el colectivo ciudadano, estoy hablando de la libre ocupación de un espacio de todos, de la libre ocupación de la calle.



La calle nos la quitaron hace tiempo, nos la robaron y se la vendieron a los coches y los bares relegando al peatón a una escueta banda en los bordes de la misma, vamos, esas cosas que llaman aceras. En Córdoba, la mitad de los desplazamientos se hacen andando, y sin embargo el peatón ha de conformarse con un 25% de la calle en los mejores casos (eso siempre que no hablemos de mobiliario urbano que en muchas ocasiones es cuanto menos dudosa su funcionalidad). Afortunadamente el camino emprendido va hoy en otra dirección, y afortunadamente cada vez son mayores las fórmulas para el fomento de un nuevo concepto de movilidad, aunque en multitud de ocasiones el ciudadano haga lo diametralmente opuesto. Desde aquí quiero mostrar mi apoyo a toda esta gente que lucha por hacer de la calle lo que debería ser, ese lugar de convivencia, ese lugar de todos y de nadie a la vez, lugar donde pasear sin miedo, donde jugar sin miedo, donde sentarse sin miedo y reposar, donde se pueda ver la vida pasar, ese lugar donde hacer lo que a uno le salga de sus santos cojones siempre que respete al que tiene al lado.

"Que no nos saquen de las calles, que no nos traten como a escoria, que no nos echen de la ciudad, que no vuelva el toque de queda, que no repriman nuestras ideas, la calle es tuya, cada portal y cada esquina." Cabaret, cabaret.

8 comentarios:

miguel dijo...

Uffff, qué mala ostia me ha dejado el vídeo que has puesto. Cuando los únicos argumentos son agresiones ellos mismos se retratan.

Menos mal que después me he enorgullecido, en el otro vídeo, de mi gente, la que llena las calles de arte, de risas y buen rollo. Y de respeto. El respeto que tanto les falta a muchos de esos señores que tan poco nos gustan.

La calle es de todos.

Berlanga dijo...

Es indignante!!!

No sería mala idea convocar una manifestación a modo de juego callejero, es decir, reunir a todo el numero de personas posibles, por ejemplo en las Tendillas para jugar al "escondite", os imagináis a miles de personas escondidas por todo el centro de Córdoba... y quien "se la queda"?... pues la policía...


Me apunto a esa.

Un abrazo.

miguel dijo...

Venga. Día y hora.

Musikirrín dijo...

musikirrin se desplaza desde la ciudad de la alhambra para asistir a dicho juego

Anónimo dijo...

Conozco a uno que sale en el video y creo k fue agredido...
El abuso de poder es horrible.
Hay una manifestación el 15 de diciembre en Sevilla para protestar por una nueva ley cívica mucho más restrictiva que las que han salido hasta ahora, donde hay multas por escupir en la calle, poner carteles en tu balcón...
Hoy me siento revolucionaria, me lo habrás contagiado

Marian dijo...

Joer, qué fuerte!
Ni que estuviesemos en tiempos de Franco.

Sería interesante saber a qué hora era eso. No es lo mismo si son las 9 que las 3 de la mañana. A ver, si es porque los vecinos han llamado a la policía, porque estaban haciendo ruido, pues van y explican las cosas de palabra y la gente si es minímamente razonable pues lo va a entender. Todo el mundo sabe que la gente reacciona mucho mejor ante la amabilidad que la hostilidad y la violencia.

Ahora me ha venido a la mente una anécdota que no tiene mucho que ver pero que demuestra qué tener "tacto" para actuar es fundamental: una amiga mía que tiene una cafetería. Una noche entró un borracho agrediéndola, cuando ella iba a cerrar. Pues ella llamó a la policía. Al momento dice que llegaron dos coches de policía con las sirenas puestas y armando un follón... jaja.
Pues al día siguiente ella recibió varias cartas de vecinos que amenazaban con denunciarla si se volvían a producir los escándalos.
Conclusión: fue más el escándalo de las sirenas y las luces que el propio hecho en sí. En fin, está claro que no lo harían con mala intención pero igual no era necesario tanto ruido en ese caso. Si los policías hubiesen entrado en silencio y se hubiesen llevado al hombre que molestaba a dónde correspondiese los vecinos ni se hubiesen enterado.

Y ya pa enrollarme un poco más, XD pues decir que sí, que "la calle es nuestra". Pero ¿qué pasa con las mujeres? La calle y la noche nunca han sido nuestras. Todavía la gente se asusta si una mujer tiene que ir sóla a altas horas de la madrugada por la calle. Todavía sentimos miedo.
De toda la vida el miedo se ha utilizado para atemorizar a las mujeres y ese es un mecanismo de manipulación completa.

Acción de Género

Ciao! :)

Diego Zamora dijo...

La pregunta no puede ser sólo,¿Cómo te sentirías si n policia municipal te obliga a irte de un lugar que es tuyo?, esa pregunta hay que acompañarla de esta tra ¿Cómo te sentirías si en un lugar que es tuyo no pudieras dormir por el ruido de otros?
Al final todo se reduce al conflicto del uso del espacio común. Y sinceramente pienso, que el cso del botellón es, habitualmente, un abuso o un mal uso del espacio común.

lamalgama dijo...

En primer lugar, saludos Diego, bienvenido a esta tu casa. En segundo paso a responderte. Efectivamente es acertada tu apreciación, y hay que combinar ambos derechos, sin embargo yo aquí no hablo del derecho de unos a molestar a otros, no lo creo tolerable ya que la libertad de uno acaba donde empieza la del tipo que tienes al lado. Tampoco hablo del botellón, el cual por cierto efectivamente me parece un abuso de ese espacio público, soy joven y es algo que repudio fervientemente, no me gusta, no lo entiendo, nunca lo he entendido, no me parece más que una excusa para emborracharse (algo que no repudio), una manera más de dejarse llevar por la masa, pero repito, de eso aquí no hablo, de lo que hablo es de que a costa de esa estúpida tradición, se han coartado libertades básicas, derechos de todos, y es que como demuestra el vídeo, se impide la libre permanencia de gente en espacios públicos, en la calle.

Es absurdo que alguien me obligue a retirarme de un espacio de todos sin estar haciendo nada, sin estar molestando a nadie, y encima de malos modos. Ni muchísimo menos defiendo el derecho de la gente de molestar a terceros, como decía un buen profesor mío de inglés, el undécimo mandamiento es no molestarás. Pero repito, la calle es tuya, y si no estás haciendo nada molesto, nadie puede decirte que te vayas de ahí, nadie por mucha autoridad que ostente tiene ese derecho, al menos en lo moral.

Creo que existen otras medidas mucho más eficaces que las que vienen de la mano de la represión, pero claro, los resultados son a mucho más largo plazo, y hoy día todo lo queremos de la noche a la mañana, que me bajen el paro ya, que me construyan la autovía ya, ya, ya y ya. Desde mi humilde punto de vista esa alternativa viene de mano fundamentalmente de la educación, familiar, escolar y social (donde los medios de comunicación deben jugar un papel fundamental y no lo hacen), todo ello acompañado de una alternativa socio-cultural y festiva decente que nos enseñe a pensar por nosotros mismos.

De nuevo saludos Diego, y gracias por dedicar un tiempo a este insignificante blog.