difuso y estacional - amalgama2

lamalgama

Juan Antonio Cebrián

domingo, 21 de octubre de 2007 by lamalgama

Onda Cero informa a sus oyentes de una noticia que ojalá no hubiéramos tenido que contar nunca. La noticia de la muerte de un compañero. Ha fallecido Juan Antonio Cebrián, de repente, por culpa de un infarto traicionero que llegó esta tarde sin avisar, sin darle ocasión a Juan Antonio de despedirse de ustedes, la familia de los oyentes de Onda Cero y la familia de sus oyentes de La Rosa de los Vientos.

Esta noche no va a haber Rosa de los Vientos, porque se nos ha muerto el alma de este programa, el hombre que lo creó, lo inventó, lo hizo crecer y lo condujo con mano maestra hasta convetirlo en lo más hermoso que puede llegar a ser un espacio de radio: un programa de culto, una parte de la vida de cientos de miles de personas que escuchaban, admiraban y querían a Juan Antonio Cebrián. Su muerte nos ha dejado a todos perplejos, y deja a nuestra cadena huérfana de una de sus voces más genuinas, una voz que siempre tuvo el sello de esta casa, la impronta de Onda Cero.

Juan Antonio ha formado parte de esta aventura desde que levantamos el telón, hace ya diecisiete años. Un buen día llegó al estudio con su música favorita en una mano y su innata capacidad de transmitir en la otra: el resultado fue "Discos Cero", el primer paso de una carrera que, para él, era una forma de ver y entender la vida. En aquella Onda Cero que empezaba, a Juan Antonio Cebrián le bautizamos entre todos como "el Cebri": inquieto, curioso, creativo; inventor de programas muy diversos -"Bienvenidos al club", "La Red", "Azul y verde"-, que compartieron siempre un denominador común: el afán por divulgar, la otra gran pasión de este Cebri que hoy se nos ha marchado sin previo aviso: la divulgación histórica.

Solo él era capaz de convertir a Juana la Loca en un vivisimo personaje radiofónico. Gracias a él aprendimos, entre excursiones científicas, grandes enigmas, y criticas de cine antológicas, gracias a él aprendimos a disfrutar de aprender escuchando la radio. Un buen día Juan Antonio, hombre de radio, descubrió que a sus oyentes del "Turno de noche" les fascinaba descubrir "Pasajes de la Historia". Y así empezó una irrepetible serie radiofónica, que acabaria siendo el germen, también, de la carrera literaria de Cebrían, el escritor, el divulgador, el autor que cosechaba, libro tras libro, abrumadores éxitos de ventas.

Esta noche la familia de Onda Cero, y la familia de La Rosa de los Vientos, está enlutada. Hoy la vida -siempre imprevisible- nos ha dejado sin uno de los grandes de este medio. Sólo la muerte le podía impedir acudir a la cita con la audiencia. Sólo la muerte podía apartarle de este micrófono que era suyo. Esta es la noticia que ojalá nunca hubiéramos tenido que dar. Que se nos ha ido Juan Antonio Cebrián. Uno de los grandes. Uno de los buenos. Uno de los nuestros.
Comunicado oficial de Ondacero.

Descansa en paz amigo, gracias por las veladas que me has hecho pasar, te echaré muchísimo de menos.

Filed under having  

10 comentarios:

Musikito dijo...

sin lugar a duda una gran pérdida, se va la voz de la noche de onda cero.

lamalgama dijo...

No sólo de las noches de Onda Cero, para mí de toda la radio española, hoy me siento muy raro, siento que se me haya ido un verdadero amigo, al que nunca conocí, estoy muy triste.

miguel dijo...

Hay epidemia de muertes en la radio española. Hace unos días Carlos Llamas, ahora Cebrián...

Erika dijo...

pues si una pena, debo reconocer que no estoy muy puesta en la radio pero ese hombre era todo um profesional

satxoska dijo...

la rosa de los vientos se queda huérfana, y con ella los que seguíamos a juan antonio cebrián, ha fallecido el mentor de quienes hemos crecido con su voz

ZeRaTuL dijo...

Gran perdida, sin duda

Landahlauts dijo...

Todos los echaremos de menos.
Saludos.

musikito dijo...

Porque soy animal de la noche, insomne lechuza de tertulias, que hace de la sombra una larga puntada entre dos luces.

Porque la nana para vivir despierto, que no para no dormir, siempre fue una radio que me hablaba desde la terraza de la mesilla.

Porque he hallado amigos y maestros en esa pajarera ciega de la radio.

Cuando su voz templada, sabia palabra de la noche, ocupaba los 32 rumbos de la noche brillando en la Rosa de los Vientos, me hice de los suyos, y lamentaba tenerme que bajar, disciplina del madrugón, de su vagón de aventura, de su globo de misterio, de la nada que pilotaba su talento.

Todo en él era noche. Cantaba la negra sosa que cuando muere el cantor, muere la vida. Cuando muere alguien que hace andar y hablar la noche, muere la noche.

Resucitará en otras voces, sí. Pero en el infinito, ya para siempre, veremos una negra y ciega Rosa de los Vientos en el ojal de la madrugada.

Descansa en paz Juan Antonio Cebrián, Hermano de la noche.

"Antonio García Barbeito escribió esta sentida carta a su compañero Juan Antonio Cebrián".

Manuman dijo...

Se ha cumplido un mes de su muerte, y todavía no la he superado.

¿Cómo me puede pasar esto con una persona a la que ni conocí?

Manuman dijo...

Al hilo de este post para el recuerdo, resalto el curioso número 459 de Spiderman en el que están homenajeadas las 4C (Cebrián, Canales, Cardeñosa y Callejo) así como Martín Expósito. Uno de los mucho y significativos homenajes que se le están haciendo a este maestro. Como por ejemplo el emocionante encuentro en El bosque de Cebrián, que dejará para la historia la plantación de 500 árboles allá en Riba de Saelices.

La estela de este hombre no termina.